El viceministro de Justicia, Fernando Castañeda Portocarrero, afirmó que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos como ente rector del Consejo Nacional de Política Criminal (CONAPOC) está comprometido en seguir sumando esfuerzos para revertir y eliminar el feminicidio en nuestro país.

Esta afirmación la hizo durante la presentación del estudio “Los feminicidios y la violencia contra la mujer en el Perú”, el cual señala que durante el 2018 se produjeron 150 feminicidios, siendo Lima la región que registró la mayor incidencia, con 32 casos; le siguen La Libertad (14), Cusco (13), Huánuco (12), Puno y Junín (10 cada uno), Ayacucho (9), Arequipa (9), entre otros.

Castañeda Portocarrero resaltó que estas cifras se elaboraron con información proveniente de los registros administrativos de los Centros de Emergencia Mujer (CEM), del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables; de la Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público, las cuales fueron contrastadas con el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec).

Destacó, en ese sentido, que se trata de la primera cifra oficial de este tipo de delitos, ya que antes se contaba con varias, las cuales diferían de las que tenían otras instituciones.

“El fenómeno de la violencia representa una amenaza para la sociedad, porque vulnera los derechos fundamentales de las personas, principalmente de los grupos que se encuentran en situación de riesgo, como las mujeres en sus diferentes etapas de vida”, aseveró.

Castañeda Portocarrero hizo un llamado a las instituciones de prevención de la violencia familiar, para trabajar en disminuir la alta tasa de feminicidio, así como a los Comités Regionales de Seguridad Ciudadana, (Coresec), los Comités distritales de Seguridad Ciudadana y las comisarías sectoriales (Codisec).

Tras manifestar que conocer esta realidad nos debe llevar a tomar acciones inmediatas, el viceministro señaló que es necesario trabajar en la prevención a fin de que las cifras actuales se reviertan.